PROCESO ADMISIÓN 2020

DEUTSCHE SCHULE FRUTILLAR

 

 

 

La Deutsche Schule Frutillar es una excelente alternativa de formación integral para niños y jóvenes; con reducido número de estudiantes por curso, nos permite desarrollar el espíritu crítico de los estudiantes, liderazgo, participación, tolerancia, la vivencia de valores como de diferentes habilidades socio-afectivas; bases fundamentales del perfil del alumno que queremos formar.

La vida cotidiana nos ha llevado a consolidar algunos sellos centrales que nos distinguen y que han caracterizado a la Schule de Frutillar desde su fundación en 1906.

En nuestra comunidad escolar hay dos sellos fundamentales:

  1. En primer lugar la herencia de valores, actitudes y tradiciones de la colonización alemana del siglo XIX. Esto constituye el sello fundacional del Colegio en tanto la creación de este mismo, al ser producto del interés cultural de los inmigrantes alemanes que llegaron a la zona de Llanquihue a mediados del año 1800, configura y proyecta un modelo educativo en base a planteamientos surgidos de la visión de tales colonos. Como todos somos testigos se da mucha importancia al aprendizaje, trabajo y desarrollo integral; el cultivo permanente de las relaciones familiares y sociales;  la conservación de tradiciones germánicas incorporadas por los fundadores, las cuales se integran de manera armónica  con las propias de la chilenidad.  Sin dejar de lado la capacidad de adaptarse y abordar desafíos en forma perseverante y resiliente.
  2. Un segundo aspecto es la vinculación socio-afectiva que mueve las inter-relaciones permanente de nuestra comunidad escolar: se ha ido consolidando la generación de múltiples espacios, formales e informales, de conocimiento e interacción transversal que se proyectan en el tiempo. Lo anterior se ve favorecido por el mantenimiento de un colegio que privilegia grupos curso de número reducido, alta proporción de estudiantes con hermanos y familiares en el Colegio; constantes actividades que favorecen la relación de camaradería entre estudiantes de distintos niveles;  docentes que se vinculan con los alumnos y alumnas en actividades curriculares y extracurriculares constantes y variadas y, finalmente; padres y apoderados cuya presencia es permanente.

 

Esperamos mantener este legado por años venideros. No debemos perder la hoja de ruta, podemos crecer en cantidad de alumnos pero sin perder la identidad marcada durante estos 131 años de vida.

En abril comenzaremos con el proceso de admisión 2020 y pronto estará disponible la información.